Las tortugas de Las Hoyas

Fósil de tortuga hallado en Las Hoyas

El registro de quelonios del Cretácico Inferior español se compone, principalmente, de restos fragmentarios y de placas, caparazones y otros elementos desarticulados. Las tortugas de Las Hoyas son una excepción, siendo las más completas conocidas no sólo para este intervalo temporal sino para todo el mesozoico de la Península Ibérica.

Los ejemplares hallados parecen representar distintos estadios ontogénicos de un mismo taxón que no sobrepasa los 20 cm de longitud. Este taxón corresponde a una tortuga adaptada al medio dulceacuícola. Las proporciones de las extremidades y la forma hidrodinámica del caparazón, unidas a su ligereza, debida a la presencia de fontanelas plastrales y pleuro-periferales y a la reducción del tamaño del peto, permiten considerarla como una forma nadadora muy activa. Aunque en origen se consideró perteneciente a la familia Toxochelidae, estudios posteriores lo sitúan como un representante basal de Centrocryptodira.