Presentación del Yacimiento

La Tierra en el Cretácico

Entre el Jurásico Superior y el Albiense se produce la máxima concentración de yacimientos de preservación excepcional conocida a lo largo de todo el Mesozoico a escala mundial. Muchos de estos depósitos Mesozoicos se producen en una franja latitudinal entre 30 y 60° en el Hemisferio Norte. En esta franja latitudinal el clima era húmedo y estacional con altas temperaturas (de media, 30 °C). Imagen de Christopher R. Scotesse Paleomap Project

El yacimiento de Las Hoyas de edad Barremiense superior es un ejemplo único entre los depósitos paleontológicos mesozoicos por sus condiciones geológica, paleontológica y paleoecológica. Esto se traduce en el detalle de rasgos y diversidad de sus sedimentos, la relevancia de sus fósiles y la información que podemos rescatar sobre el origen de animales y plantas en su ecosistema original. En particular, esta localidad, próxima a la ciudad de Cuenca, representa uno de los yacimientos de origen lacustre que evidencian la existencia de un complejo ecosistema, formado por un entramado de lagos carbonatados, charcas, canales y suelos encharcados que constituyeron el paisaje de la Serranía de Cuenca hace 120 millones de años.

Para valorar la importancia del registro fósil del yacimiento de Las Hoyas, hay que tener en cuenta que es a comienzos del Cretácico Inferior cuando se produce una revolución en la historia de la vida. Es en este intervalo (entre 125 y 110 millones de años) cuando aparecen por vez primera en la Tierra plantas y animales que constituyen los grupos dominantes de la actualidad. Por ejemplo, aparecen las primeras plantas angiospermas con flor (base de nuestra alimentación), aparecen también los primeros mamíferos euterios (el origen de nuestros parientes más cercanos), se diversifican los peces teleósteos (base de la ictiofauna de lagos, rios y mares en la actualidad), ocurre las primeras radiaciones de aves (uno de los grupos más diversos en número de especies), de lagartos, o de cocodrilos, y se diversifican muchos grupos de insectos. Las Hoyas es un laboratorio natural, donde podemos comprobar cuándo y cómo se produjeron estos acontecimientos que revolucionaron las biotas terrestres. Las Hoyas forma parte de un momento clave de la historia de la Tierra, temporalmente ubicada en el umbral donde aparecen por vez primera los primigenios humedales que conocemos en la actualidad, como uno de los espacios naturales más ricos y diversos de nuestro planeta.

El registro de Las Hoyas es tan relevante como el descubierto en Yixian en China, de edad equivalente, o el de Messel en Alemania (http://messel-fossils.eu/) de edad más moderna. Las Hoyas es un laboratorio natural y un ejemplo clave en estudio de los depósitos de conservación excepcional gracias al estudio sistemático que se ha venido realizando desde hace 15 años. Este muestreo sistemático se ha realizado gracias a la cooperación de los estudiantes que participan en nuestra campaña cada año. En esta localidad casi mil estudiantes han conocido lo que es la pasión por el estudio del pasado de la Tierra, y algunos han contribuido a su conocimiento gracias a sus Tesis Doctorales. A todos ellos y a los venideros, nuestro más profundo agradecimiento.