La planta con flor más antigua: Montsechia vidalii

Dom, 23/08/2015 - 08:55

 

Montsechia vidalii (Zeiller) Teixeira es una planta fósil cuyo nombre está dedicado a la sierra del Montsec y al geólogo catalán Lluís Marià Vidal. Esta planta es localmente abundante en calizas litográficas de edad barremiense, que representan los sedimentos de antiguos lagos y charcas de agua dulce en dos localidades conocidas por sus fósiles excepcionales, el Montsec (Lleida) en los Pirineos y Las Hoyas (Cuenca) en la Cadena Ibérica. El registro fósil más antiguo de Montsechia es de unos 130 millones de años, según los análisis biostratigráficos que aportan las algas carófitas correlacionadas con foraminíferos y ammonites, lo que demuestra que se trata de una de las angiospermas más antiguas que se conocen: la primera planta con flor. 

Montsechia es una angiosperma inequívoca, con un carpelo cerrado e indehiscente. El fruto contiene una única semilla que se sitúa cabeza abajo, con el micrópilo apuntando hacia el punto de sujeción y el funículo discurriendo ventralmente respeto a la placenta, en la base, hasta el hilo, situado cerca de la parte superior. El fruto tiene un poro cerca del ápice, por donde penetraría el tubo polínico. La morfología y anatomía de Montsechia, incluyendo varias de sus características reproductoras sugieren que se trata de un género emparentado filogenéticamente con Ceratophyllum. La misma morfología se observa en esta planta acuática actual con flor, cuyas flores subacuáticas no muestran las partes típicas que conocemos en otras flores, como los pétalos o los nectarios para atraer a los insectos polinizadores. Montsechia era una planta acuática que vivía y se reproducía bajo la superficie del agua, que al igual que Ceratophyllum, presentaría tallos flexibles, cutículas finas y escasos estomas.

El origen de las plantas con flor es una de las cuestiones que ha sido largamente debatida entre los paleontólogos, incluso por el propio Darwin, que lo calificó como “el abominable misterio”. Algunas filogenias de las plantas con flor actuales designan los nenúfares (las nimfeales) como las plantas acuáticas más basales o primitivas. No obstante, las nimfeales están documentadas en el registro fósil a partir de 115 millones de años. Un estudio detallado concluye que estas plantas colonizaron los ambientes acuáticos de agua dulce muy temprano en su historia evolutiva.

Montsechia se preserva como momias de cutículas que fueron extraídas de la roca añadiendo ácido clorhídrico gota a gota. Los ejemplares se prepararon para estudiar los detalles de su morfología e histología primero en una solución de ácido nítrico con clorato de potasio colocándolos posteriormente en un baño con algunas gotas de amoniaco dentro agua.  Para su estudio y reconstrucción se utilizaron las observaciones realizadas en el microscopio óptico y el microscopio electrónico de barrido. 

Estos resultados han sido publicados día 17 de agosto en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1509241112) por un equipo internacional formado por Bernard Gomez y Véronique Daviero-Gomez (Universidad de Lyon 1, Francia), Clément Coiffard (Berlín, Alemania), Carles Martín-Closas (Universidad de Barcelona) y David Dilcher (Universidad de Indiana, Estados Unidos). Los primeros autores son miembros del equipo de investigación que estudia el yacimiento de Las Hoyas en Cuenca dentro del marco de un proyecto i+D de Excelencia dirigido por la Dra. Angela D. Buscalioni del Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid. 

Montsechia es más antigua o de la misma edad que la planta acuática Archaefructus descrita en la Formación Yixian al noreste de China. Esto indicaría que las plantas acuáticas eran localmente abundantes en una etapa muy inicial de la evolución de las angiospermas y que los hábitats acuáticos debieron jugar un papel importante en la diversificación de algunos linajes primitivos de angiospermas. El yacimiento de Las Hoyas interpretado como uno de los primeros humedales modernos contiene una extraordinaria abundancia de fósiles atribuidos a Montsechia vidalii que han preservado detalles extraordinarios del patrón de ramificación, morfología de sus hojas y fructificaciones (Fig.1).  Este estudio abre nuevos horizontes sobre la antigüedad y el papel de las plantas acuáticas en la diversificación inicial y dominio final de las plantas con flor en la vegetación mundial.

Planta acuática angiosperma
Para más información sobre la paleobotánica de Las Hoyas, ver Biodiversidad, plantas
Texto de Bernard Gomez, Carles Martín & Angela D. Buscalioni